miércoles, 2 de enero de 2013

De Trabajadores a Emprendedores (2/3)

¿Cómo facilitar el inicio de una empresa?
¿Cómo repartir los beneficios y las pérdidas?
¿Cómo pasar de Trabajadores a Emprendedores?

En el post anterior expliqué que, según las fases del ciclo empresarial, los accionistas y los trabajadores ganaban o perdían de manera opuesta. Voy a tratar de explicar un modelo de Empresa Social Competitiva en la todos ganen o pierdan en la misma proporción.


Evolución en paralelo de beneficios y pérdidas


El modelo es muy radical para los trabajadores, pero en realidad es lo que les pasa a los autónomos: solo tienen ingresos netos si consiguen beneficios.  Concretaré más:

Colaboradores: Se reparte entre todos los colaboradores (ponen su tiempo de trabajo, sean o no accionistas) el 50% de los beneficios antes de impuestos. Aunque sean muy elevados. Pero no hay ningún salario fijo mensual. Si hay pérdidas, no hay sueldo.

Accionistas: El beneficio neto será el que quede después de repartir el 50% del BAI (Beneficio antes de Impuestos) y de pagar el Impuesto de Sociedades.

Veamos en las diferentes fases del ciclo empresarial cómo afecta a los colaboradores y accionistas:

1.- Nacimiento de la empresa

Uno o varios emprendedores tienen una idea de negocio y deciden invertir un dinero inicial (accionistas) y dedicarle su tiempo de gestión (colaboradores). Pero si necesitan más colaboradores, deberán poner mas dinero para pagar nóminas, cuando la empresa todavía no tiene ingresos.

Con el nuevo modelo, los nuevos colaboradores contratados deberán aceptar que no tendrán ingresos durante un tiempo indeterminado: El tiempo necesario en que TODO el equipo consiga que los ingresos de los clientes sean superiores a los gastos de la empresa. Teniendo en cuenta que no existe la linea de salarios fijos, la posibilidad de beneficio se anticipa de manera considerable. Y, sobretodo, permite que arranquen nuevos proyectos empresariales con mucha menos necesidad de capital inicial.

2.- Crecimiento de la empresa

Ya se están consiguiendo ingresos de los clientes, pero la empresa todavía está en pérdidas, por lo que no hay ningún beneficio a repartir. Como se puede comprender, esto ejerce una presión elevada en todos los colaboradores para superar esta situación de pérdidas.


3.- Madurez de la empresa

Ahora sí que se generan beneficios, ya que los ingresos son superiores a los gastos de explotación (recordemos que es una empresa sin gastos fijos de personal). Ya es la hora de repartir el 50% de los beneficios antes de impuestos para todos los colaboradores. En el post 3/3 explicaré el procedimiento con más detalle.

Si durante muchos años la empresa tiene beneficios, aunque sean muy elevados, repartirá el 50% del BAI entre sus colaboradores. Esto motiva sobremanera a todos los integrantes del equipo ya que ven un efecto económico inmediato al trabajo bien hecho y se esfuerzan por servir a las necesidades cambiantes de los clientes.

Si hay alguna disminución de la actividad, este sistema flexible aleja la posibilidad de pérdidas, ya que no existen los costes fijos salariales.

4.- Declive y muerte de la empresa

Este modelo alarga la supervivencia de la empresa, aunque si no se adapta bien a los requerimientos del mercado, igualmente tendrá que cerrar a largo plazo. En esta caso también se procederá al reparto del 50% de beneficios (si los hay) que se obtengan por la liquidación de activos.

Y a empezar otro proyecto empresarial!

Detalles en el próximo post


En el próximo post 3/3 detallaré el procedimiento de como repartir mensualmente el 50% del beneficio, así como las ventajas e inconvenientes del sistema.

!Seguro que tienes una opinión crítica con el modelo propuesto! Pero dependerá del punto de vista que lo veas. Facilita la creación de empresas y puestos de trabajo a cambio de una gran flexibilidad y de asumir riesgos.

¿En este momento de crisis, quien se atreve a crear puestos de trabajo?